¿A quién no le gusta una buena parrillada? Cuando se hace en casa es una excelente excusa para reunir a la familia y amigos en torno a una comida deliciosa y con un método que puede llegar a ser muy saludable.

La combinación de fuego, humo, sal y carne fue probablemente la primera receta que los seres humanos cocinaron alguna vez. Ese sabor nos atrapa, en gran medida la capacidad de cocinar las carnes con fuego es responsable de la evolución, porque nos permitió obtener grandes cantidades de proteína de fácil digestión para que nuestro cerebro fuera más grande y desarrollado.

Así llegó el momento de encender la parrilla una vez más y cocinar con fuego. Te compartimos estas tres ideas que puedes aplicar para hacer una parrillada de éxito total.

 

Presta atención a la sal

La sal es el ingrediente más importante en la cocina, su uso es tan común que a veces nos olvidamos de buscar la mejor manera de emplearla.

Lo más probable es que le agregues sal a tus carnes justo antes de colocarla sobre la parrilla. Pero esto significa que únicamente la superficie de la carne está sazonada. Pero aquí te damos dos técnicas que puedes usar como alternativa para sazonar mejor tus alimentos.

La primera técnica tiene que ver con el momento en que agregas la sal. Prueba agregarle sal al pollo la noche anterior a cocinarlo, o unas chuletas de cerdo unas horas antes de ponerlo a la parrilla, notarás que el sabor de la carne es más intenso.

En segundo lugar está preparar una excelente salmuera, esto añade humedad y sabor a las carnes. Las salmueras se llevan al fuego para combinar los ingredientes, pero debes esperar a que esté completamente fría antes de sumergir las carnes.

parrillada de éxito

Combina 2 litros de agua con 4 cucharadas de sal, 2 cucharadas de azúcar para una salmuera básica muy fácil de hacer. Si te gusta el resultado puedes ir agregando ingredientes, como dientes de ajo, limones partidos, hojas de laurel o pimientas para notar los distintos sabores que aporta a las carnes.

 

El humo como ingrediente

Si no tienes tiempo para pasar horas ahumando una carne, o tu parrilla es de gas y no quieres renunciar al sabor que aporta el carbón, hay una solución: usar trocitos de madera.

Puedes comparar los pequeños chips de madera que venden especialmente para humar carnes. Una versión más barata e igualmente buena es ir a un aserradero cercano y comprar trocitos muy pequeños, como retazos de madera.

parrillada de éxito

Humedece estos trozos de madera con agua caliente por 20 minutos. Existen una cajas de hierro especiales para la parrilla en la que poner la madera, pero obtendrás el mismo efecto si los envuelves en paquetitos de papel alumino.

Con un cuchillo haz algunos agujeros en el aluminio y coloca los paquetitos de madera directamente sobre las brasas o la llama de tu parrilla. Cuando el humo empiece a salir es tiempo de poner la carne arriba para que absorba el sabor.

Recuerda usar maderas no resinosas, son ideales la de cedro, manzano, nogal o mesquite.

 

La mejor carne, ¡siempre!

De nada te servirá ser un maestro parrillero, con técnicas complejas y las mejores recetas, si la carne que escoges es de mala calidad. Para garantizar una parrillada de éxito total necesitas la mejor carne, sin importar si se trata de carnes rojas, pollo o embutidos.

parrillada de éxito

Si quieres tener los mejores ingredientes para tu parrillada visita Grupo Buena, donde encontrarás la mejor carne de res, cordero, cerdo y pollo, así como longanizas y chorizos de la más alta calidad.

Pin It on Pinterest

Share This